SUICIDIO Y DUELO

Desgraciadamente, son muchos los familiares afectados por fallecimiento a través del suicidio de un familiar (hijo, padre, madre, abuelo). Es decir de cada suicidio hay un promedio de seis personas afectadas en el proceso de la pérdida.

Trabajamos desde el minuto cero junto con la familia.

Desde GIFT, realizamos intervenciones de urgencia en casos de suicidio.

El acompañamiento, es crucial, en situaciones como:
  • En el momento de comunicar la noticia de fallecimiento, postvención, accidente de tráfico, fallecimiento de forma súbita u otras situaciones
  • Conductas de autolisis
  • Acompañamiento en el final del proceso vital
  • Intervención en menores con muerte de familiares cercanos
  • Intervención con familias que han perdido a un ser querido inesperadamente.
  • Proceso terapéutico en padres, profesores, centros escolares…

El suicidio durante años ha quedado excesivamente silenciado en el ámbito familiar, por el temor de marginación, rechazo y discriminación hacia los familiares. Sin embargo suele ser conocido a gritos en su contexto social e incluso familiar. Se convierte en un tema tabú que nadie habla, aunque los afectados necesitan ser escuchados y acompañados.
La superación de este hecho traumático requiere romper el silencio mediante el tratamiento a corto, medio y largo plazo, así como la ayuda de las asociaciones de familiares afectados.
Una pérdida de un ser querido siempre es un dolor que sólo se puede describir cuando vives esa pérdida.
En cambio el suicidio, genera una culpa perenne en los familiares y allegados directos de la persona que ha decidido abandonarnos quitándose la propia vida